Cómo usar un vibrador con tu pareja

Hay una idea que parece ser bastante popular: que los vibradores y el resto de juguetes sexuales se han de utilizar en solitario. Se considera que estos juguetes están pensados para la masturbación en soledad, porque cuando se practica el sexo en pareja, no son necesarios. Y, como tantas otras cosas en la sexualidad, esa idea es equivocada.

Sí, es cierto que los juguetes sexuales se pueden utilizar para dar mayor intensidad a las relaciones íntimas en solitario, pero también se puede usar un vibrador en pareja. La introducción de estos juguetes en la relación de pareja pueden hacer que los momentos íntimos sean todavía más intensos y divertidos.

Uso del vibrador en pareja

El vibrador en la actualidad

Da igual si tu pareja es un hombre o una mujer. Hay muchos tipos de vibradores, así que es fácil encontrar el que necesitas en cada caso. Hay juguetes sexuales para mujeres, pero también para hombres. Y la verdad, muchos de ellos sirven para los dos.

El vibrador ofrece muchas sensaciones nuevas que pueden incluirse en los juegos de pareja. Sus funciones vibratorias permiten que se pueda disfrutar de un placer intenso, y no solo por parte de ella.

Lo importante de un vibrador para usar en pareja es que este pueda ser fácil de manipular. Un vibrador que se pueda mover con libertad por el cuerpo es ideal para hacer que la relación sea mucho más intensa.

El vibrador se asocia con los puntos erógenos: el clítoris, la entrada de la vagina (donde se ubica el punto G femenino), los pezones de ambos, el glande… Pero también puede despertar sensaciones muy intensas en cualquier punto de la piel. El vibrador puede moverse por el cuerpo de la pareja, deteniéndose en esos puntos donde cada persona se siente más placer.

¿Cómo usar un vibrador?

Se puede convertir en un juego muy intenso que despierte esas sensaciones que no se suelen conseguir con la relación más tradicional.

Si se quiere estimular a una mujer con un vibrador, no hay que olvidar pasar el juguete por puntos tan sensibles como son la parte inferior de las orejas, el cuello y la parte de piel que separa los pechos. De ahí se puede comenzar a estimular los pezones, alternando el paso del vibrador con besos suaves y caricias con la lengua.

A continuación se puede bajar por el estómago, otra zona que es muy propensa a la estimulación. No hay que tener prisa en llegar al clítoris, ya que aunque es el punto donde las sensaciones se multiplican, hay que dejar espacio a que el cuerpo se prepare para ello.

La suavidad y el cuidado son esenciales. No por ser más brusco se consigue más placer, sino más bien al contrario. Pero el uso del vibrador en pareja hace que la intensidad del orgasmo sea todavía más grande.

La espalda es también otro punto en el que se puede aplicar el vibrador. La zona de la nuca es muy sensible y se puede estimular, bajando después por la curva de la espalda, hasta llegar a las nalgas. En esa zona ya se puede estimular la zona del ano, el perineo y la zona genital.

¿Y en hombres?

Pues exactamente lo mismo, pero en este caso, el vibrador debe estimular el pene, sin olvidar ninguna de las otras zonas que hemos comentado.

¡Con un vibrador, la relación en pareja será mucho más intensa! ¿Ya lo has probado?

Rienda suelta al deseo en Luxor Barcelona

En Luxor Barcelona, hotel por horas en el centro de Barcelona, contamos con habitaciones con bañera hidromasaje, espejos en la habitación, sillón tantra y mucho más. Además contamos con una tienda y packs eróticos con juguetes sexuales para probar tus deseos con la/s persona/s que desean.

pasión en pareja